domingo, 14 de septiembre de 2008

Vientos de cambio

¿Soy el único que nota cierto tufillo bélico? ¿Un raro aroma que recuerda al de las novelas de periodos de entreguerras? Rusia invade Georgia, EEUU firma acuerdos en Polonia, las repúblicas bálticas se contonean, Irán se pertrecha, hay revueltas en Pakistán e India, el Tibet se reivindica, Venezuela cacarea, Bolivia estalla y África sigue olvidada y se convulsiona a oleadas. Un millar de avisperos internacionales zumban.

Si miramos la historia con un poco de perspectiva, pocos periodos ha habido en la vieja Europa tan tranquilos como el que vivimos tras la guerra de los Balcanes. Mientras con toda la arrogancia de la que somos capaces firmábamos hipotecas a 40 o 50 años, nos olvidábamos de todo lo que acecha ahí fuera al precario equilibrio en el que se halla esta endogámica España.

Aquellos sabios miopes que dijeron hace no tanto que la historia se ha acabado pecaron también de soberbia. No hay imperio eterno ni sistema político que no caiga en excesos y defectos. Noto cierto tufillo a cambio en el ambiente. Y no me refiero a Palin y sus declaraciones avisando a Rusia con la palabra guerra de por medio. No, hay algo más.

La ONU es un gran fracaso colectivo y la Unión Europea tropieza en todo aquello que no viste de economía. De todos modos, cuando arrecian tiempos de cambio son las instituciones a las que hay que apelar. A fin de cuentas, son las únicas entidades en las que la humanidad trató de poner cerebro en lugar de nacionalismos atávicos y religiones mal entendidas. Merece la pena creer en ellas.

Por si las bombas.

10 comentarios:

Antonio dijo...

¿Confiar en las instituciones? Las instituciones son las que generan (fabrican)las guerras.

La economía revienta y en vez de pararse y decir: "venta tios, ya nos hemos hecho ricos, la hemos cagado, vamos a cambiar un poquito el tema para que la especulación no se lo lleve todo", dirán: "vamos a darle algo con lo que entretenerse.. no se.. escapar de las bombas".

El cambio ya está pasando y ha pasado. Gracias a la "guerra contra el terrorismo" cada vez tenemos libertades objetivas (por lo menos nosotros somos blancos, preguntenle al brasileño muerto en londres por correr en el metro).

Los politicos que mandan algo son unos trepas que han ascendido gracias a pisotear a los demás y a venderse al postor que mas interesa. Son esos valores financieros los que realmente mandan en las instituciones. Y si miras a tu alrededor, sabs que en éstos no se puede confiar.

Llámame conspiranoico, pero solo hay que leer dos periodicos de distinta "linea editorial" para ver lo podrido y vendido que está todo.

Saludos

clau-claudio dijo...

Desde cuándo tener opiniones diferentes es sinónimo de podredumbre? Vaya demócrata de chicle que estás hecho.

Antonio dijo...

Hombre, yo de esta democracia tengo poco, eso es verdad.
Aunque no me referia a lo alineación de los medios de comunicación en uno u otro sentido, mas bien me referia a que solo hay que leer un par de periodicos para contrastar informaciones y ver como se maneja el cotarro.

Pero ya que me acusas. No es lo mismo, por mucho que querais y os enfadeis, tener opiniones distintas que darles el color necesario a un lado u otro para beneficiar o perjudicar a un lado u otro.

Me niego a pensar que de un lado u otro todo esté mal o esté bien dependiendo de lo que interese.

O es que miento cuando digo que prisa no tiene narices de meterle la misma caña que le metio al pp en su momento ahora con el psoe. O es que ya no nos acordamos de como la cope convirtió en demonio al marianico cuando se salió un poco (y además de mentira) de lo que debia ser.

Que si, que en los articulos de opinión cada uno dice lo que quiere y tal, en los titulares tambien de supuestas noticias objetivas tambien cada uno dice lo que quiere para que suene mejor de una forma u otra, lo acepto. Y la gente que curran en esto tienen la culpa justa porque hay que comer.

No me vengas con que yo soy un democrata de chicle porque no me gusta la democracia de marketing en la que vivimos. No me vengas con que los medios de comunicacion son objetivos y no benefician al que mejor arbol le conviene. Dime mejor que esto es lo que hay y que nadie tiene narices de decirlo porque de esto va el estado del bienestar.

Tiene narices tener que leer lo de democrata de chicle, tiene narices que me nieguen lo evidente.

Rocío Mendoza dijo...

Yo no entro en vuestro debate. Pero la verdad es que desde que tengo uso de razón recuerdo el 'desorden' mundial más o menos igual.

Anónimo dijo...

bendita bisoñez

clau-claudio dijo...

Estimado y susceptible Antonio de chicle,
Prisa le ha zurrado al Gobierno este año más de lo que nadie imaginó y la Cope le está dando al presidente de su partido. Lo hacen por motivos más torticeros de lo que parece, pero lo hacen.
Los medios de comunicación son eso. MEdios para transmitir opinión y noticias. Ni salvan ni entierran el sistema. Es muy fácil verlo todo tan mal. Entra en un partido, intenta cambiar las cosas y, si te sale mal, podrás con argumentos lamentar las miserias del sistema.
Mientras, permiteme que siga con mi bisoñez. Y con la cabeza muy alta.

El Gato dijo...

Estaba por darte la razón en esta dicusión acerca de la libertad de prensa... decir aquello de que lo único que nos garantiza la libertad es el respeto de las reglas de juego (para mí la democracia consiste en eso); decir que la existencia de diferentes empresas que se dediquen al periodismo garantiza ese respeto y que por ello garantiza a su vez la libertad...
...pero prefiero quedarme con eso del "fin de la historia" de Fukuyama que ya en su tiempo (allá por el 90, creo recordar) tenía un tufillo de revanchismo neocon para con la caída del Muro...
Asistimos al fin de la ideología más breve de la historia: el posmodernismo, la teoría del todo vale, del qué malo es Occidente y que bueno es el resto... No seré yo quien niegue que Occidente se comporta en el mundo como el dueño del cortijito... pero ¿quién invetó garantías de nuestra libertad como la libertad de prensa, por muy precarias que sean?

Antonio dijo...

Ni lo veo todo tan mal, ni me quejo de vicio.
Solo pienso que la única ideología que cuenta es la de la pasta (habrá gente comprometida y que tenga sus idelas y eso, pero se pierden en la masa de los partidos).

Por mala suerte ultimamente me he encontrado dentro de partidos a ejemplos de mi alrededor que me confirma este pensamiento. Trepas y trápalas son los que llegarán a algo en un futuro.

Supongo que esto es lo que hay y quejarse es de bichos raros o poco demócratas. Y tu bien sabes que si yo no fuese el tio con menos don de gentes que existe en el planeta, haría tiempo que ya estaría dando mandobles en algun sitio.

Salud

Anónimo dijo...

No me refería a la tuya

clau-claudio dijo...

Lo que te pasa, estimado gato, es que aún estás influido por la socialdemagogia. Nunca trataré de saber más que tú de Fukuyama.

Mientras, estimado Antonio te matizo. Quejarse no es de bibhos raros. Es de quejicas. Eres una persona con mucho carisma. Despistado pero carismático. Un abrazo, hermano.