jueves, 6 de marzo de 2008

Decanato a nivel de usuario

Vale. Lo entiendo. Bernat Soria es un candidato atípico en Alicante. Es educado, correcto, cosmopolita, culto y parece honesto. Todo eso es cierto y también que le da cien vueltas a día de hoy a Federico Trillo como candidato.
Vale. Todo cierto.

Pero no por ello ha dejado de cometer Soria un pecado de soberbia al 'hinchar' su currículum. Sí. Ni mentir, ni falsear, pero sí hinchar y exagerar. Como hemos hecho todos en nuestras primeras entrevistas de trabajo, atribuyéndonos una sapiencia informática y en idiomas conectada ligeramente con la realidad. Con un inglés medio forjado en el instituto, con unos conocimientos del entorno Office que no pasaban de teclear algunos folios a máquina y unas pocas prácticas que elevábamos petulantes al epígrafe de "experiencia profesional".
Pero claro, la gran mayoría de nosotros no somos ministros, ni candidatos 'número uno' para unas inminentes elecciones, ni hemos colgado esta opinión en un blog de campaña. Qué metedura de pata, señor.

El asunto no tiene mayor importancia. O quizá sí. Sólo denota falta de seriedad y de exactitud impropia en un científico e indigna en un político. ¿Necesitaba Soria hinchar su CV? En absoluto. Su experiencia profesional y académica -sin adornos- resulta imponente en comparación con la práctica totalidad de la clase política española.

El ministro no debería cabrearse tanto por que se le haya pillado haciendo el pillo. Que se esmere en corregir estos asuntos de inexperto político. Un candidato y ministro debe ser como la mujer del César, pues el electorado alicantino lleva demasiados golfos a sus espaldas.

Además, eso de negarse a responder ninguna acusación y esconderse detrás de una sacrosanta presunción de inocencia es terriblemente presuntuoso. Un periódico no es ni juez ni parte. Informa de los hechos que conoce y si el señor ministro tiene evidencias de su error, que lo comunique. Que rectificar es de sabios (den clases en Singapur o no).

Por cierto. Es impresionante la cantidad de información que este hecho ha generado en la blogosfera. Son cientos las páginas dedicadas al ridículum o currículum tuneado del que fue casi-decano. Sirva como botón de muestra el propio blog del ministro.

http://www.elblogdebernat.es/?p=33

3 comentarios:

hector dijo...

Días de gloria para el periodismo alicantino triunfando en las seciones de Nacional. Como no suele ser muy habitual la dicha es doble... porque participamos todos, como en los mejores días (pese a que alguno no quiera que salga su firma en este "atentado contra la presunción de inocencia, ¡Viva Suecia!) y encima, ahí están los jefes de prensa ministeriales, aquellos que nunca han trabajado en un medio de comunicación y que siempre han estado con tocando el pelo del poder en el eterno reinado sociata de Al Andalus, para alegrarnos la vida amenazándonos con no darnos sooticias de Sanidad desde el próximo 10 de marzo... TALANTE... Enhorabuena a todos lo que le hemos dado vidilla a esta anodina campaña de promesas vacías, niñas sin padres y candidatos mediócres, por muy ministros que hayan sido...

Flanagan egocéntrico dijo...

Ante todo, orgullo de pertenencia y espíritu de equipo!

clau-claudio dijo...

Por el evidente interés informativo, incluyo una opinión cuya solvencia considero que está más allá de cualquier duda. Así, en plan Arcadi Espada. Se trata de algunos reproches a lo arriba escrito. ¿Y saben? Tiene toda la razón.


El tono: Parece como de excusa, algo así como “ya sabemos que no es robo, pero tuvimos que hacerlo”. Pero ¡¡¡QUÉ COÑO!!!! Es un muy buen tema, porque…
Dos: Los motivos: Está mal que cualquier infle el currículum, está fatal que lo haga un ministro, pero lo que es imperdonable (que es donde habéis hundido a Soria) es que lo haga un científico de prestigio internacional. ¿Qué coño van a pensar de él en Science? Se habrán puesto a buscar en la hemeroteca por si les ha metido algún gol. ¿Qué pensarán en el Hospital Monte Sinaí cuando reciban algún artículo de él?
Y encima, el pedazo de gilipollas, dice que ha perdido porque los periodistas de Alicante no son lo suficientemente libres como para publicar contra el PP. Pero si a quien han amordazado es a los redactores del Información.
Fuera los complejos, que no sólo en el PP hay pillos y listillos.