domingo, 2 de septiembre de 2007

Son los contenidos, estúpido

Muchas veces nos hemos maravillado de que Julio Verne o HG Wells intuyeran con décadas de adelanto los derroteros por los que iría la ciencia. Hay muchos que aseguran que todo lo que ha descubierto un ser humano, otro lo había imaginado antes. Sin embargo, es muy curioso que las dos grandes novedades tecnológicas de los últimos años no aparecieran en ninguna obra de ciencia ficción que yo conozca. A saber: la telefonía móvil e Internet. La mayoría de los escritores del género buscaron la nueva mente del emperador y hay 1.001 libros sobre inteligencia artificial, un área que no se ha desarrollado como se esperaba. Pasaron 1984, 1999 y 2001, llegaremos a 2010, pero Marte y los viajes espaciales parece que se alejan. El sueño de las estrellas acabó sepultado bajo toneladas de burocracia y de embrutecimiento. Tampoco he visto muchos teléfonos con televisión, ni teletransporte, ni la ciudad de la que se fugaba Logan y que poblaba mis sueños de adolescencia.
Por el contrario, la blogosfera en la que ahora doy mis primeros -y titubeantes- pasos sí que tuvo su antecedentes, en la saga de Ender. Es curioso que el maestro Scott Card intuyera las posibilidades de una red mundial a la que todo el mundo pudiera conectarse y verter sus opiniones. También intuyó que esas redes seleccionarían a sus propios líderes.
La falta de días libres hace que cuando tengo horas muertas me dedique a las más fútiles tareas. Así, he pasado dos días hurgando en blogs ajenos, como un 'voyeur' que observa por ventanas del vecindario. Sólo en Blogger hay más de 1.600 personas de Alicante que comparten ese diario silencioso, común y, sobre todo, desinteresado y generoso. La mayoría casi no tienen comentarios, y 'Prensados' no es una excepción. Otros son auténticos baluartes de las interactividad y el concepto de comunidad. De esos 1.600 pase, por recomendaciones, a todas las partes del mundo y a casi todas las inquietudes. Lloré con señoras mayores que cuentan su rutina, flipe con la adolescencia pasota, orgullosa e impredecible, y encontré un millar de personas a la que les gusta debatir sobre el periodismo. Valores elevados, gentiles, egoístas, estúpidos y hasta tántricos. Como la vida misma.
Cuando alguien me vuelva a hablar de la crisis por la que pasa mi profesión, recordaré este fin de semana de inmersión tecnológica. Hay una creación y demanda de contenidos mayor que en ningún momento de la Historia. Ficción y no ficción. Y estoy convencido de que los profesionales en la generación de contenidos que no se cierren en banda a nuevas formas de expresión y tendencias siempre tendrán un hueco.
La blogosfera nos quiere, aunque no lo parezca.

PD. De todos modos, mi inmersión tecnológica tiene sus límites y en este diario mudo no veréis muchas fotos y vídeos. Que uno es carlista por estética, como Valle Inclán

5 comentarios:

Sergio M. Mahugo dijo...

Es verdad, dicen y se repite hasta la saciedad que el periodismo está en crisis... Y sin embargo yo creo que lo que está en crisis no es el periodismo sino que son los medios. Y no todos. Sólo algunos viejos medios que siguen pensando que ellos deben gozar del privilegio por mandato divino de la comunicación pública. Como esos emperadores romanos a los que te refieres en el 'Sobre Mi'.

Por cierto, ¿existe alguna obra de ciencia ficción en la que aparezcan periodistas? Una vez me dijeron que no, pero no soy experto en el tema.

Un saludo y ánimo por la blogosfera.

Rocío Mendoza dijo...

El ser humano es creador. Y por naturaleza necesita compartir. La blogosfera convierte a todos en creadores que no necesitan ningún filtro para hacer pública su obra ni patrón que decida si es buena o mala. Esa es la grandeza de la red. Y en ella se encuentra más talento que en muchos medios oficiales. Esa es la verdad.

(¡ojo! que me pongo filosófica :-))

clau-claudio dijo...

No podría estar más de acuerdo con los dos, pero no por ello puedo dejar de romper una lanza en favor de los medios tradicionales. Les dedico tantas horas que quiero pensar que deben de tener algo que los distinga. Y que no todo vale en la red.
Todavía tengo muchos que avanzar en la blogosfera

clau-claudio dijo...

Dicho esto, estimado Sergio, tu pregunta sobre los periodistas en la ciencia ficción me quita el sueño. Llevo pensándolo todo el día. Hay series como 'Galáctica-2003' o distopías como 'los hombres dioses' donde aparecen. Pero es cierto que cuando nos ponemos a imaginar el futuro no aparecen periódico ni casi informativos. Quizá sea por el ambiente apocalíptico de las mismas(pero alguien tendrá que contar el fin del mundo!) o porque no le vemos futuro inconscientemente al ramo. Por el contrario, en muchas películas de Fantasía (léase Harry Potter), sí que hya una nutrida presencia de medios tangibles e imaginarios. Vemos más periódicos en tierras de magos y elfos que en el futuro. Lo mismo pasa con los cómics (Watchmen, El retorno del señor de la noche), dónde los periódicos son un elemento central de la narración fantástica.
Parece casi material de tesis.

Anónimo dijo...

Superman era periodista.